Construye una historia con valores y antivalores: Guía práctica

pexels photo 261895

Contar historias es una herramienta poderosa para transmitir valores y enseñanzas. En este artículo, te mostraremos cómo construir una historia con valores y antivalores de manera práctica.

¿Qué son los valores y antivalores?

Los valores son principios éticos y morales que guían nuestro comportamiento y decisiones. Algunos ejemplos podrían ser la honestidad, la responsabilidad o el respeto.

Por otro lado, los antivalores son comportamientos o actitudes que van en contra de estos principios éticos. Algunos ejemplos podrían ser la mentira, la irresponsabilidad o la falta de respeto.

Paso a paso: cómo hacer un cuento de valores y antivalores

  1. Define los valores y antivalores que quieres transmitir: Antes de comenzar a escribir, es importante tener claro qué valores y antivalores quieres transmitir en tu historia. Puedes elegir uno o varios, pero asegúrate de que sean coherentes y estén relacionados.
  2. Crea los personajes: Los personajes son fundamentales en cualquier historia. Crea personajes que representen los valores y antivalores que quieres transmitir. Es importante que sean creíbles y que tengan características definidas.
  3. Desarrolla la trama: La trama es el hilo conductor de la historia. Desarrolla una trama que permita mostrar los valores y antivalores de tus personajes de manera clara y coherente.
  4. Utiliza diálogos y acciones: Los diálogos y las acciones de los personajes son una forma efectiva de transmitir los valores y antivalores. Utiliza frases y acciones que refuercen los principios éticos que quieres transmitir.
  5. Concluye la historia: La conclusión es el momento en el que se resuelve la trama. Asegúrate de que la conclusión refleje los valores que quieres transmitir.

Ejemplo de cuento de valores y antivalores

Para ilustrar cómo se puede construir una historia con valores y antivalores, te presentamos un ejemplo.

TE PUEDE INTERESAR:  Descubre el poema a la Virgen de Guadalupe que llenará tu corazón de fe

Había una vez un niño llamado Juan que siempre decía la verdad. Un día, su amigo Pedro le preguntó si le gustaba su nuevo peinado. A Juan no le gustaba el peinado, pero sabía que era importante ser honesto. Así que le dijo a Pedro que no le gustaba. Pedro se enojó mucho y no volvió a hablarle a Juan. Sin embargo, al final del día, Pedro se dio cuenta de que Juan tenía razón y que su peinado no era tan bueno como pensaba. Aprendió la importancia de la honestidad y se disculpó con Juan.

En esta historia, se transmite el valor de la honestidad y el antivalor de la mentira. La trama permite mostrar cómo la honestidad puede tener consecuencias negativas a corto plazo, pero que a largo plazo es la mejor opción.

Contar historias con valores y antivalores es una forma efectiva de transmitir principios éticos y morales. Siguiendo los pasos que hemos presentado, podrás construir tus propias historias y transmitir los valores que consideres importantes.